¿Nos ayudan las fresas en las dietas de pérdida de peso?

Las fresas son uno de esos alimentos de oro. Sacian, nutren y tienen muy poco contenido calórico. Se trata del alimento ideal en las dietas de pérdida de peso.

 

¿Por qué las fresas son tan buenas?

Las fresas son un alimento que sacia, hidrata y que apenas contiene calorías. Además, tiene propiedades diuréticas, lo que hace que sea un alimento muy útil para combatir la retención de líquidos. Asimismo, debido a su contenido de ácido salicílico le confiere propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Y por si todo esto fuera poco, la gran cantidad de antioxidantes, lecitina y pectina que contiene, hacen que sea ideal para disminuir el colesterol de la sangre.

 

 ¿Cuáles son los nutrientes de las fresas?

El componente mayoritario de las fresas es el agua, por lo que se considera una fruta de muy bajo poder calórico. Después del agua, el nutriente más abundante son los hidratos de carbono, destacando la fructosa como azúcar simple. Además, son una buena fuente de fibra, de modo que se considera un alimento excelente para la regulación del tránsito intestinal.

 

Asimismo, tienen un contenido elevado de vitamina C y ácido cítrico, con acción antioxidante, además de vitamina A y folatos. El mineral que más abunda en esta fruta es el potasio, al que se le atribuyen propiedades importantes a nivel de sistema nervioso y actividad muscular.

 

¿Es lo mismo comer fresas enteras que tomarlas en un batido?

Aquí hay que tener en cuenta diferentes factores. En primer lugar, es importante saber la diferencia del aporte de azúcares de las frutas en función de la forma en la que lo tomamos. Cuando consumimos la fruta entera en crudo, estamos consumiendo el azúcar intrínseco, es decir, el azúcar presente de manera natural en los alimentos. Se trata del azúcar que está en la matriz alimentaria junto con otros compuestos nutritivos y no nutritivos. Son azúcares de digestión lenta y su consumo no se asocia a riesgo de enfermedades.

 

Por otro lado, cuando consumimos la fruta en forma de zumos, estamos consumiendo azúcares libres, liberados de la matriz alimentaria, pueden ser azúcares añadidos o azúcares propios de la fruta. Se trata de azúcares de digestión rápida que sí se asocian a mayor riesgo de enfermedades. Por ello, se recomienda el consumo de la fruta entera.

fresas

El segundo factor a tener en cuenta en este apartado es la diferencia entre batidos y zumos. Al preparar zumos de frutas lo que hacemos es extraer su parte líquida donde se encuentran la mayoría de los minerales y vitaminas, agua y azúcares libres. Para hacerlo solemos utilizar exprimidores, por lo que solamente aprovechamos una parte de las frutas desechando nutrientes importantes como la fibra.

 

Sin embargo, no ocurre lo mismo con los batidos. Para hacer batido de fresa lo que hacemos es licuar la fruta entera, conservando no solo azúcares, vitaminas y minerales, sino también la fibra.

 

Hay que tener en cuenta que al transformar el estado de los alimentos se pierden algunas vitaminas, pero no tantas como al consumirlas en forma de zumo. Por ello, la mejor opción es siempre tomar la fruta cruda en su forma original.

 

¿Y si me gustan las fresas con azúcar?

Dado que uno de los componentes más abundantes de la fresa es la fructosa, no sería recomendable añadir más contenido de azúcares. Un contenido elevado de estos puede metabolizarse y almacenarse en el organismo en forma de grasa. Como complemento de las fresas, en lugar de azúcares refinados, podemos utilizar yogur, leche o bebidas vegetales. De esta manera podremos disfrutar de un apetecible desayuno, media mañana o merienda.

fresas yogur

Las fresas como postre

Como hemos dicho anteriormente, las fresas, por su alto contenido en agua y fibra, resultan ser un alimento con gran poder saciante. Cuando estamos llevando a cabo una dieta de pérdida de peso y grasa es importante quedarnos con la “sensación de casi hambre” en las comidas principales. 

 

Si nos decantamos por la fresa a la hora del postre, conseguiremos mitigar esa sensación y quedarnos saciados sin haber ingerido alimentos con alta densidad calórica como natillas, flanes o bollería industrial.

  • Comer por ansiedad y cómo dejar de hacerlo   “Cuando tengo un problema necesito comer”; “Siento que no me sacio nunca”; “El cuerpo siempre me pide dulce”. ¿Te resulta familiar alguna de estas frases? S

  • Consejos para acabar con la ansiedad por comer   La mayoría hemos recurrido en alguna ocasión a la comida por un tema emocional, ya sea tristeza, ansiedadaburrimiento. En este artículo os proponemos al

  • Cómo entrenar y comer durante las épocas de calor   ¿Sabes cómo entrenar y comer durante los meses de calor? En este artículo te descubrimos las claves para convertirte en un experto.   ¿Cómo hidratars

  • ¿Qué es la retención de líquidos? Este fenómeno se trata, básicamente, en acumulación excesiva de líquidos en los tejidos. Se puede dar por varios motivos, entre ellos: problemas circulatorios o enferm