retencion liquidos

¿Qué es la retención de líquidos?

 

Este fenómeno se trata, básicamente, en acumulación excesiva de líquidos en los tejidos. Se puede dar por varios motivos, entre ellos: problemas circulatorios o enfermedades renales. En este artículo te contamos cómo ayudar a su desaparición.

 

¿Qué alimentos debemos tomar para evitar la retención de líquidos?

Desde el punto de vista de la alimentación, existen recomendaciones que pueden resultar beneficiosas frente a la retención de líquidos.

 

Se recomienda evitar el consumo de alimentos con alto contenido en sal como las conservas, los productos congelados o los alimentos precocinados. Además, es importante reducir el empleo de azúcar refinado y harina blanca, así como la grasa saturada.

 

Para prevenir la retención de líquidos es importante potenciar el consumo de alimentos ricos en potasio, como los pistachos o el aguacate, ya que este mineral regula los niveles de agua en el organismo.

 

hortalizas

 

Asimismo, otros alimentos recomendados para prevenir la retención de líquidos son, generalmente, verduras como el calabacín, los champiñones o la berenjena. Frutas como el plátano, la piña o el kiwi. Y legumbres como las lentejas o los garbanzos.

 

¿Qué bebidas me hacen retener más líquidos?

Las bebidas que pueden empeorar esta situación son aquellas con contenido en alcohol, siendo más notorio el efecto a mayor cantidad de alcohol. Cuando tomamos alcohol se produce una deshidratación en nuestro cuerpo y, por lo tanto, alteramos el normal funcionamiento de los líquidos, provocando que el cuerpo tienda a su acumulación.

 

Los refrescos carbonatados favorecen la retención de líquido, ya que en su composición se encuentra el sodio, encargado de dicha retención. Además, este tipo de bebidas nos llevan a apartar el agua y no cumplir las cantidades recomendadas, en torno a dos litros diarios.

 

Por su parte, el café consumido de manera moderada tiene un ligero efecto diurético, por lo tanto, se puede consumir sin problemas en personas con problemas de retención de líquidos.

 

cafe

Las mejores infusiones para evitar la retención de líquidos

Bien es sabido que muchas infusiones cuentan con efectos diuréticos como la cola de caballo, la cual se recomienda en personas con retención de líquidos alrededor de dos veces al día.

 

El té verde también es conocido por sus funciones diuréticas y, por tanto, es recomendable incluirlo en la dieta para prevenir la retención.

 

Más consejos para evitar la retención de líquidos

Muchas veces se tiende a pensar que por presentar retención de líquidos hay que beber menos agua y esto lo único que puede hacer es agravar más la situación. Por lo tanto, es imprescindible beber al menos dos litros de agua al día, pudiendo ser más en función de la actividad física que se realice.

 

deporte mujer

 

También es importante respetar las horas de sueño para que nuestro organismo esté descansado y en equilibrio, es decir, entre siete y ocho horas al día. Por último, no olvides el ejercicio físico. Según la Organización Mundial de la Salud debemos completar 150 minutos de actividad moderada a la semana o 75 minutos de actividad intensa. De esta manera, tendremos una rutina activa y evitaremos estar sentados mucho tiempo.

 

La fórmula de nuestra rutina debe comprender una buena alimentación, actividad física y un buen descanso.

 

  • Comer por ansiedad y cómo dejar de hacerlo   “Cuando tengo un problema necesito comer”; “Siento que no me sacio nunca”; “El cuerpo siempre me pide dulce”. ¿Te resulta familiar alguna de estas frases? S

  • Consejos para acabar con la ansiedad por comer   La mayoría hemos recurrido en alguna ocasión a la comida por un tema emocional, ya sea tristeza, ansiedadaburrimiento. En este artículo os proponemos al

  • Cómo entrenar y comer durante las épocas de calor   ¿Sabes cómo entrenar y comer durante los meses de calor? En este artículo te descubrimos las claves para convertirte en un experto.   ¿Cómo hidratars

  • ¿Qué es la retención de líquidos? Este fenómeno se trata, básicamente, en acumulación excesiva de líquidos en los tejidos. Se puede dar por varios motivos, entre ellos: problemas circulatorios o enferm